jueves, 22 de octubre de 2020

Borracho, expulsado del local, dimite, vuelta atrás y sueldo de 46.450 euros brutos anuales

El alcalde de Manlleu, Àlex Garrido, abre el debate sobre los “riesgos” de la vida privada de los políticos tras difundirse un vídeo con imágenes suyas en estado ebrio

@sueldospublicos

¿Debe renunciar al cargo público, al sueldo público y truncar su carrera política una persona que ha sido grabada con un teléfono móvil sin su consentimiento fuera del trabajo en estado ebrio? No estamos hablando, como en otros casos, de alcaldes, concejales o diputados que conducían borrachos y dieron positivo en la prueba de alcoholemia, gresca con los agentes incluida. En ocasiones, el implicado pide disculpas y aquí no ha pasado nada. En otras, el partido lo expulsa, pero pasa al Grupo de No Adscritos o Mixto, se aferra al acta y sigue cobrando un sueldo de todos los contribuyentes.


La historia del acalde del Ayuntamiento de Manlleu, Àlex Garrido, de Esquerra Republicana de Catalunya, hay que situarla en el primer caso. Se tomó “dos o tres copas” que le sentaron mal y, según dijo el propio Garrido, bebió sin comer y la reacción del alcohol en su organismo “fue fulminante”. En una entrevista en RAC1 explicó que “hay que contextualizar todo: desde febrero no salía de Manlleu dedicándome a la gestión de la pandemia y esto era a finales de julio”. Aquellas semanas teníamos cero casos”. 


Garrido cree que detrás de la difusión del vídeo hay una “maniobra muy bien estudiada” para forzar su dimisión” . “No me reconozco”, en relación con las imágenes difundidas en las que aparece en un local de ocio, sentado en un sofá, con evidencias de no ser consciente totalmente de la situación hasta que miembros de seguridad lo acompañan a salir fuera.


Alex Garrido

El alcalde de Manlleu, Àlex Garrido (ERC).


En un comunicado del 2 de octubre, él mismo calificó su comportamiento de “censurable”, reconoció el “error” y anunció su renuncia al cargo, pero este jueves, tras meditar su decisión en el monasterio de Montserrat, ha dado marcha atrás y no renuncia, sigue como alcalde y no son pocos los que le han respaldado. Y encima, para contraprogramar, anuncia una “propuesta de debate” para toda Cataluña sobre los “riesgos” de la vida privada de los políticos.


Toda esta historia no sería noticia si la borrachera no hubiera sido grabada con un teléfono móvil y difundida después por las redes sociales. Tampoco sería noticia si el protagonista  no fuera alcalde y cobrara un sueldo público de 46.450 euros brutos anuales por una dedicación exclusiva. Son 3.318 euros al mes si dividimos en 14 pagas. En ese caso, en junio y diciembre cobraría el doble, 6.636 euros.


La dimisión de Garrido habría supuesto una pérdida considerable de ingresos para su cuenta corriente, ya que solo ha transcurrido un año y poco más de tres meses desde que fue nombrado alcalde. Eso sí, mantiene su compromiso de no volverse a presentar en 2023. Un mandato completo, 48 meses, con este sueldo fijado suponen 186.800 euros, sin contar los incrementos salariales anuales. Como miembro de ERC está obligado a donar una parte de su sueldo al partido además de pagar la cuota de afiliado. Así, según el reglamento de régimen interno de ERC, Garrido tiene que donar, de los primeros 35.000 euros brutos anuales de sueldo, 1.400 y del resto, el 10,5 por ciento. (Unos 1.145 euros).


Gobierno de coalición

Manlleu es un municipio de algo más de 20.000 habitantes del interior de la provincia de Barcelona. Está situado a pocos kilómetros de Vic, uno de los bastiones del independentismo catalán. El alcalde gobierna en coalición con JuntsxCat.


El resto de retribuciones de los altos cargos oscilan entre los 11.678 euros anuales por una jornada a tiempo parcial de 28% (10 horas y media semanales); 13.764 euros por una dedicación del 33% (12 horas y media); 14.598 euros por una dedicación del 35% (13 horas); 22.106 euros por una dedicación del 53% (20 horas); 24.191 euros por una dedicación del 58% (22 horas); y 41.710 euros por una jornada completa.


Además, los concejales sin cartera y de la oposición que no perciben un sueldo, cobran dietas por asistir a los diferentes órganos colegiados del consistorio. Según la página web municipal, oscilan entre 3.465 euros y los 15.455 euros anuales. Son 225 euros por Pleno; 250 euros por cada Junta de Gobierno Local; y 90 euros por cada Comisión Informativa.


Por otro lado, los concejales pueden percibir 0,19 euros por kilómetro recorrido si han usado su vehículo propio para tareas relacionadas con el cargo: 0,078 euros por kilómetro en caso de usar motocicleta propia; 102 euros para alojamiento; 53 euros para manutención; y 156 euros por una dieta entera.


Licenciado y escritor

Àlex Garrido i Serra es licenciado en Ciencia Políticas y de la Administración, especializado en Relaciones Internacionales. La biografía publicada en la página web municipal indica que “ha cursado también estudios de Filología Catalana, Traducción e Interpretación en lenguas inglesa y alemana”. Es decir, empezó la carrera, pero no la terminó. Tiene estudios en solfeo y piano en el Conservatorio Superior de Música de Barcelona.


Entre 2011 y 2015 fue concejal de Educación, Juventud, Cultura y Medios de Comunicación en el Ayuntamiento de Manlleu. En 2015 asumió la vara de mando de la Alcaldía y revalidó el cargo en 2019. Durante el anterior mandato también fue portavoz del grupo comarcal de ERC y presidente del Consejo de Alcaldes de Osona.


También es escritor, con varios libros publicados. Sueldos Públicos se ha puesto en contacto con Garrido a través de su cuenta de Twitter para preguntar varias datos que no aparecen en el Portal de Transparencia municipal: qué edad tiene; si de su actividad literaria cotiza como autónomo; y si ha tenido otro trabajo fuera de la política. En el momento de redactar esta noticia seguimos sin respuesta.

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España