miércoles, 30 de septiembre de 2020

Chacón, Buch y Villalonga o cómo dejar de cobrar 8.251 euros brutos al mes por decisión de un político a punto de ser inhabilitado

Los consejeros catalanes, los mejor pagados de toda España

@maria_albalat

A principios de mes, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra, destituyó a tres consejeros (consellers) de su equipo de Gobierno. Àngels Chacón, consejera de Empresa y Conocimiento, Miquel Buch, consejero de Interior, y Mariàngela Vilallonga, consejera de Cultura cesaron en el cargo y dejaron de cobrar el sueldo público más alto que percibe un consejero autonómico en España. Solo ellos y los consejeros de la Comunidad de Madrid cobran más de 100.000 euros brutos anuales. Esta decisión se produjo después de la reunión que mantuvo Torra con el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el sur de Francia.


Además, la destitución se produce en vísperas de la inhabilitación especial de Torra para el ejercicio de cargos públicos electos, ya sean de ámbito local, autonómico, estatal o europeo. Recordemos que ha sido condenado por un delito de desobediencia al incumplir órdenes de la Junta Electoral Central para retirar lazos amarillos de edificios públicos.


En la web de la Generalitat de Cataluña, las fichas de Chacón, Buch y Villalonga han sido sustituidas por las de Ramón Tremosa, Miquel Sàmper y Àngel Ponsa, respectivamente. Esta acción ha sido interpretada como un refuerzo de Torra para Junts per Catalunya, una de las escisiones de Convergència i Unió, ante unas posibles elecciones autonómicas.


Quim Torra

Torra, en el Palau de la Generalitat de Barcelona. 


Torra, que cobra unos 153.000 euros anuales, declaró que se trataba de una decisión institucional con tal de fortalecer los departamentos fundamentales para gestionar las consecuencias a la pandemia de la Covid-19. PDeCAT ha tildado la destitución de Chacón, la última integrante del partido, como “purga política” e intento de silenciarles.


Retribuciones y declaraciones de bienes

Los tres cargos tenían una retribución de 115.517 euros anuales, según el Portal de Transparencia de la Generalitat. Son 14 pagas de 8.251 euros mensuales. En junio cobraron el doble, unos 16.500 euros. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cobra 12 pagas de 7.070 euros este año.


En la declaración de bienes de Buch, cuyo pasado laboral como portero de discoteca ya te contamos en este artículo, consta un activo de 165.590 euros y un pasivo 210.051 euros; Vilallonga tiene un activo de 299.667 y el pasivo a cero. En “observaciones” apunta que parte de los bienes incluidos provienen de una herencia. Por su parte, Chacón tiene un activo de 5.000 euros y un pasivo de 11.557 euros.


Si comparamos, en otras instituciones públicas como el Congreso de los Diputados, se especificar de donde provienen los bienes, al contrario de como se realiza en la Generalitat en la que se rellena ambas partidas en una tabla de Excel.


Los exconsellers

Mariàngela Vilallonga Vives nació en Girona en 1952. Se licenció en Filología Clásica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Tras ello se convirtió en profesora de las mismas aulas. En 2003 se convirtió en catedrática de latín. Más tarde fue nombrada vicepresidenta del Instituto de Estudios Catalanes, cargo que ostentó hasta que en marzo de 2019 fue designada como consejera de Cultura.


Maria Ángels Chacón Feixas nació en Igualada en 1968. Se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona y se especializó en Comercio Internacional. Parte de su carrera profesional la realizó en empresas privadas, llevando los mercados de Oriente Medio y Europa del Este. En 2011 fue elegida concejal del Ayuntamiento de Igualada y ocupó el cargo de teniente alcalde hasta 2017. Ese último año del mandato fue nombrada directora general de Industria de la Generalidad de Cataluña, y un año después consejera de Empresa y conocimiento.


Miquel Buch Moya nació en Premiá de Mar en 1975. No tiene estudios superiores. En 1996 se hizo militante de la Joventut Nacionalista de Catalunya y de Convergencia Democrática de Cataluña. Cuatro años después pasó a ser concejal del Ayuntamiento de Premià y estuvo varios años ejerciendo distintos puestos en el mismo hasta que en 2007 asumió la vara de mando como alcalde. Tras diez años en el consistorio fue elegido en las elecciones catalanas y nombrado consejero de Interior.


Polémicas previas a la destitución

Buch siempre ha mantenido una relación tensa con Torra a raíz de la gestión de las actuaciones de los Mossos d’Escuadra durante el pasado octubre. El president y el Govern criticaron la violencia que los policías habían ejercido sobre los manifestantes. El único que defendió las acciones de los Mossos fue el consejero de Interior. 


Vilallonga fue noticia el pasado junio por sus declaraciones en la Ser Catalunya sobre la presencia de “demasiado castellano” en TV-3. “El uso social de la lengua catalana debe comenzar por la televisión pública de Cataluña”, publicó también en su cuenta de Twitter personal.

Chacón, por su parte, criticó en enero a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por sus intenciones de llevar el Mobile Word Capital a Madrid. “Solo se entiende desde la mala fe o la ignorancia”, afirmó la exconsejera de Empresa y Conocimiento. 

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España