miércoles, 21 de octubre de 2020

Brasil: donde un presidente puede cobrar tres ingresos públicos a la vez y una presidenta aprobar una subida de su sueldo del 134%

El país carioca, afectado por la pandemia de la Covid-19, ha visto cómo ha cesado el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta

@Andrea_pereez

Actualizado el 15 de mayo


También ha dimitido Nelson Teich, el segundo ministro de Sanidad de Bolsonaro. Ha durado 28 días en el cargo. La causa, enormes diferencias de criterio entre los dos.


La crisis de la Covid-19 también ha llegado a América del Sur. Brasil es el país más castigado del subcontinente por la pandemia, con más de 125.000 contagiados y 8.536 fallecidos, para una población de 209 millones de habitantes. En este contexto, el presidente del país, Jair Bolsonaro, destituyó a su ministro de Sanidad, el médico Luiz Henrique Mandetta hace tres semanas (16 de abril) con la consecuente pérdida del sueldo público por el cargo político que ejercía.


Si en la Comunidad de Madrid, esta semana ha dimitido la directora general de Salud, Yolanda Fuentes, (tercer escalón del gobierno autonómico), en el país carioca cesó el máximo responsable del área sanitaria a nivel de la República Federativa de Brasil, un ministro. Equivaldría a la destitución del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Gobierno de España.


En Brasil era algo previsible tras las tensiones que tenían desde hace semanas. Por un lado, el ministro creía necesario el aislamiento para evitar los contagios y, por otro, el presidente consideraba las cuarentenas dañinas para la economía. Además, la caída de Mandetta estaba casi ‘cantada’ porque el mismo día de su destitución dimitió el número dos de su departamento, el secretario de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud, Wanderson de Oliveira.


Bolsonoro


Mandetta había adquirido últimamente una gran relevancia gracias a las ruedas de prensa que comenzó a dar diariamente tras la detección del primer caso en Brasil, el 26 de febrero. Lo hacía con un estilo directo y didáctico y, desde el principio, apeló a la ciencia para hacer frente a la pandemia. Su sustituto es el oncólogo, Nelson Teich.


El ya exministro tenía un sueldo público de 30.934 reales brasileños al mes en 2019, según el digital brasileño Valor Económico, que citaba datos del Portal de Transparencia. Son casi 5.000 euros brutos mensuales con el cambio actual. Un ministro español cobra 6.238 euros mensuales este año. Pero algunos de los miembros del Gobierno, como la ministra de la Mujer, Damares Alves, percibían 45.930 reales brasileños mensuales, unos 7.263 euros, más que Sánchez, que gana 7.070 euros al mes. Al año son 551.160 reales brasileños, es decir, 87.161 euros. 



Y Rousseff se lo subió un 134% en 2011

El Gobierno de Brasil está compuesto por 22 ministerios. Los actuales ingresos públicos de Bolsonaro se basan en su sueldo de presidente, el retirado del antiguo Instituto de Pensiones del Congreso y la pensión de capitán retirado. Según publicó el diario O Globo en noviembre de 2018, su sueldo de presidente era de 30.934 reales y la pensión del Congreso, 29.301 euros. Son 114.304 euros anuales, 9.525 euros al mes, sin contar la pensión de capitán retirado.


Si comparamos, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, percibía el año anterior unos 82.978 euros. Son 31.326 euros menos que su homólogo brasileño, 29.459 euros menos con el sueldo que tiene fijado Sánchez para este año, 84.845 euros. Sánchez también cobra la indemnización libre de impuestos como diputado por Madrid en el Congreso. El año pasado eran 14 pagas de 921 euros.


Dilma RousseffEn otoño de 2010, Dilma Rousseff cogía el testigo de Luiz Inácio Lula da Silva en la presidencia brasileña. La economía del país crecía y en los primeros días de su mandato ordenó aumentar su sueldo un 134%. La decisión entraría en vigor el 1 de febrero del siguiente año. Si Lula cobraba 11.420 reales, que equivalían a 6.700 dólares de hace 10 años, la nueva presidenta cobraría 26.723 reales, 15.000 dólares al mes. Ahora serían casi 13.700 euros. 


La idea era equiparar el sueldo del presidente, vicepresidente, ministros y parlamentarios con lo que percibían los 11 miembros del Supremo Tribunal Federal (STF), tal y como publicó El Mundo en diciembre de 2010. ¿Te imaginas a Rajoy o Sánchez subirse el sueldo nada más llegar un 134% o equiparar su retribución al del presidente del Tribunal Supremo que gana más de 141.000 euros al año?


En cambio, en 2015, cuando Rousseff estaba en el penúltimo año de su mandato y el país pasaba por una delicada situación económica, se aprobaron recortes de empleados del gobierno y la propia presidenta redujo un 10% su salario y el de sus ministros, suprimió ocho ministerios, de un gabinete de 39, y eliminó 3.000 cargos de confianza. La BBC publicó que la reducción del 10% dejaba su sueldo en 90.000 dólares anuales. Si comparamos, el Gobierno de Sánchez ha aumentado el número de asesores en un 36%, de 172 con el primer gabinete de Mariano Rajoy de 2011 a 242, pero la cantidad sigue estando muy por debajo del país sudamericano.


En enero de 2020, el presidente de Brasil, Bolsonaro, decretó un aumento del 4,1 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional. De esta forma, pasó de los 998 reales (unos 216 euros) brasileños a los 1.039 reales (227 euros). El presidente cobra, mensualmente, unas 58 veces más que el SMI de su país. Un ministro, casi 30 veces más. El SMI en España es de 950 euros desde el 1 de enero. Son 737 euros más que en Brasil, 4,1 veces más elevado.


Un militar en la presidencia de Brasil

Jair Messias Bolsonaro nació en Sao Paulo en 1955. Estudió en la Escuela Preparatoria de Cadetes del Ejército y luego ingresó en 1974 en la Academia Militar das Agulhas Negras. Se especializó en paracaidismo. En 1983 se formó en la Escuela de Educación Física del Ejército y se convirtió en maestro en saltos por la Brigada de Infantería paracaidista.


En 1986, cuando servía como capitán en el 8.º Grupo de Artillería de Campaña paracaidista, Bolsonaro fue arrestado por quince días después de escribir en una revista un artículo con el título “El salario está bajo”. En él, Bolsonaro decía que la baja de decenas de cadetes de AMAN se debía a los bajos salarios pagados a la categoría de una forma general, y no a desviaciones de conducta, como quería dejar atrás la cúpula del Ejército.


Su carrera política comenzó en 1988, cuando fue concejal de la ciudad de Río de Janeiro por el Partido Demócrata Cristiano. En 1990 consiguió ser diputado federal con el mismo partido. En otoño de 2018, Bolsonaro fue elegido presidente con el 55% de los votos.


De médico a ministro

Luiz Henrique Mandetta nació en Campo Grande (Brasil) en 1964. Estudió medicina en la Universidad Gama Filho y se especializó en Ortopedia. Fue médico militar con grado de teniente en el Ejército Brasileño. Entre 2005 y 2010 fue secretario de Salud del municipio de Campo Grande.


Mandetta


En 2010 fue elegido diputado federal y reelegido en 2014 para la legislatura 2015-2019 por el partido Demócratas. En 2012 fue elegido presidente de la Comisión de Seguridad Social y Familia (CSSF), una de las más importantes de la Cámara. En noviembre de 2018 fue nombrado ministro de Salud por Bolsonaro y asumió el cargo en enero de 2019, hasta el 16 de abril Ha estado en el cargo un año y cinco meses y medio. 


Más noticias sobre Covid-19 y sueldos públicos

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España