lunes, 25 de mayo de 2020

Medidas del Gobierno para ayudar a las pymes por la crisis de la Covid-19

El frenazo súbito de la economía ha desplomado la demanda interna y la producción

Los libros de Historia y Economía ya tienen un nuevo gráfico que añadir a su colección de temas sobre periodos de crisis y recesiones. Y todo por un ‘bicho’ microscópico que te destroza los pulmones hasta llegar a matarte si no se trata a tiempo. Pese a que los movimientos bursátiles suelen anticipar lo que ocurrirá, los expertos no se imaginaban cómo, en pocos días, lo que se parecía “simple cuadro gripal” traído de China, podría paralizar a todo el mundo: sin viajes, sin comercio, sin producción industrial, sin colegios, sin ocio, sin contacto personal. Todos en casa con una palabra en la mente: “confinamiento”, edulcorado con campañas gubernamentales como “Yo me quedo en casa”.


En tres semanas, cerca de 10 millones de estadounidenses se han registrado en la lista de demandantes de empleo. Todo un récord. En España hay 800.000 cotizantes menos que en febrero. Son 800.000 sueldos o ingresos que no van a entrar en los bolsillos de los ciudadanos a corto plazo. Un nuevo coronavirus, causante de la enfermedad Covid-19, ha puesto patas arriba nuestro modo de vivir. Es altamente contagioso y hasta que no se descubra la vacuna habrá que tomar precauciones y evitar lugares concurridos.


Con el estado de alarma decretado por el Gobierno para reducir los casos positivos registrados y controlar la pandemia, la economía española, y el resto de países de nuestros entorno, ha entrado en una especie de ‘hibernación’. Cientos de miles de trabajadores han perdido su empleo. Hay sectores como la restauración, la hostelería o el ocio que no pueden facturar porque tienen la persiana del negocio bajada hasta nueva orden.


Aaa Montero

La ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero. (El Economista).


Así, una de las primeras decisiones que han tomado ayuntamientos y comunidades autónomas es aprobar ayudas para los autónomos que han dejado de facturar por el cierre del negocio o que han visto cómo su facturación se ha desplomado un 75%. Pero las asocaciones  de autónomos siguen exigiendo más: la exención de las cuotas mensuales mientras dure el estado de alarma, porque no tiene sentido pagar si no hay ingresos. El Gobierno no hizo caso y el 31 de marzo la Agencia Tributaria pasó el cargo a 3,2 millones de trabajadores autónomos.


El panorama es desolador. No obstante, las medidas del Gobierno para ayudar a las pymes por la crisis de la Covid-19 pasan por inyectar liquidez en el sistema, facilitar el crédito a las empresas, conceder ayudas a las pymes y autónomos mediante avales, o exención de cuotas y retraso en el pago de tributos. 


En este sentido, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 13 de marzo una batería de medidas de carácter económico y social valoradas en 18.225 millones de euros con el objetivo de detener o amortiguar el impacto de la pandemia. De esa partida, 14.400 millones están destinados a echar una mano a pymes y autónomos y 3.800 millones para el sistema sanitario.


Concretamente, cabe destacar la posibilidad de aplazar y fraccionar el pago de impuestos durante seis meses, sin recargo para pymes y autónomos. Para el Gobierno, esto equivale a inyectar 14.000 millones de euros adicionales de liquidez. Pero para las asociaciones de autónomos, no. Solo es aplazar unos pagos a los que no pueden hacer frente porque no tienen ingresos.


Un ejemplo de ello es el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros que permite a los contribuyentes que facturan hasta 600.000 euros anuales demorar en un mes el pago de IVA trimestral, IRPF o el Impuesto de Sociedades. La fecha habitual para liquidar el primer trimestre para cualquier autónomo es el 20 de abril. Miles de ellos van a tener que pagar un IVA de facturas no cobradas o abonar unos impuestos por unas ganancias inexistentes. Con el Real Decreto podrán hacerlo hasta el 20 de mayo. Según cifras del Gobierno, esta decisión tendrá un impacto de más de 3.000 millones en la liquidez de estos colectivos.


También se han puesto en circulación dos ‘tramos’ de avales de 20.000 millones de euros cada uno para pymes y autónomos en los que el Estado avala entre el 60 y el 80% del crédito solicitado por empresas con dificultades a causa de la pandemia.


Por otra parte, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha puesto a disposición del sector del transporte, turismo y hostelería hasta 400 millones. Estos profesionales son los que de la noche a la mañana, han visto cómo sus ingresos se desplomaban. Un modelo de negocio que, con un estado de alarma vigente, es fallido. Esa partida irá para ayudar a salir a flote al sector, pero no se habla de perdonar deudas o de no pagar impuestos.


Este paquete de medidas también incluye un adelanto de los anticipos a cuenta que reciben las comunidades autónomas. Son 2.800 millones de euros destinados a consolidar el funcionamiento del sistema sanitario. Además, el Gobierno va a ‘tirar’ de los Presupuestos Generales del Estado -que siguen prorrogados- y usará una partida de 1.000 millones para “intervenciones urgentes”. El objetivo es “garantizar el suministro de medicamentos y materiales sanitarios”, según el presidente Sánchez.


Respecto de las medidas laborales, se ha aprobado una ampliación de las bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social para los trabajadores fijos discontinuos. De esta manera se podrán cubrir las cuotas de febrero a junio.


Más allá de la fórmula de los ERTE, para evitar una destrucción masiva de empleo en el tejido empresarial, se ha creado un nuevo subsidio para empleadas del hogar afectadas por el cese o reducción de actividad y para trabajadores temporales cuyo contrato finalice. Según datos de la EPA de 2018, este colectivo representa a 637.000 personas, casi todas mujeres, aunque solo están dadas de alta unas 420.000.


Medidas del gobierno para ayudar a las pymes en la crisis del Covid19

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España