jueves, 12 de diciembre de 2019

España sigue siendo atractiva para el inversor extranjero

Si no resides en España y quieres emprender un negocio, es fundamental contar con un buen equipo de abogados internacionales

España sigue siendo uno de los principales receptores de inversión extranjera directa (IED) a nivel mundial, según se desprende del Informe sobre las inversiones en el mundo 2019 publicado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCYD). A pesar de una coyuntura internacional poco halagüeña, el país siendo atractivo para el capital foráneo por muchos y variados motivos, desde los puramente económicos hasta los relacionados con el clima o el ambiente social.


En 2018, España se si situó en el noveno puesto como receptor de flujos de IED, registrando un máximo histórico (46.828 millones de euros), lo que la ha colocado en el tercer puesto en el ranking europeo, tras Países Bajos y Reino Unido. Y ello en un contexto marcado por la disminución generalizada (13%) de los flujos mundiales de IED.


El stock de IED (48% del PIB) confirmó la confianza a largo plazo de los inversores en España. Confianza en gran parte atribuida a la existencia de un sector financiero reestructurado, al aumento de la competitividad, al turismo, a una red de transporte eficaz, al desarrollo de energías renovables y la a proximidad cultural con América Latina.


Extran


La IED, fundamental en el desarrollo de las economías nacionales en tanto factor de modernización y crecimiento, en España tiende a concentrarse en fabricación, comercio, servicios financieros y seguros, transporte y almacenamiento, construcción, suministro de energía e información y comunicación. Por comunidades autónomas, Madrid sigue en cabeza como receptora de IED, seguida de Cataluña y País Vasco.



En materia de creación de puestos de trabajo, Madrid y Cataluña son las comunidades con mayor número de puestos de empleo derivados de la IED y con más empresas extranjeras instaladas en su territorio, seguidas de País Vasco y Comunidad Valenciana. En cuanto al inmovilizado material, Cataluña, Madrid y Andalucía, por ese orden, son las comunidades que mayor porcentaje concentran (el 55% entre las tres).


Por otro lado, los proyectos de inversión Greenfield (proyectos nuevos, que parten de cero, o proyectos que cambian en su totalidad), en España alcanzaron registros históricos en 2018, siendo Cataluña la comunidad líder en recepción de los mismos.


Instalar una empresa extranjera en España

Los factores que debe tener en cuenta toda firma extranjera que quiera instalarse en el país son muchos y de muy diversa índole. Tan importantes como los meramente económicos, los logísticos o los sociales son los mecanismos y engranajes legales que han de ponerse en funcionamiento para asentar la empresa en el territorio.


Las formas empresariales que pueden adoptar las firmas extranjeras al instalarse en otro país varían en función del grado de implicación que quieran asumir: sucursales, acuerdos de distribución, franquicias, etc. En cualquier caso, las más habituales en España son, a grandes rasgos, las siguientes:


Oficinas de representación: no tienen personalidad jurídica, sino que son dirigidas y gestionadas por un apoderado.


Sucursales: Tampoco tienen personalidad jurídica propia. Dependen de la empresa matriz, desempeñando sus mismas funciones.


Filiales: Las filiales sí que tienen personalidad jurídica propia. Aunque su capital sea extranjero y sea la casa matriz la que las controle, son consideradas empresas españolas.


Claro que, esto no es todo. Además de decidir la fórmula de constitución de la sociedad y proceder a su registro, es necesario tener en cuenta la situación del mercado inmobiliario (precios, restricciones de suelo o por actividad, etc.), las posibilidades de financiación y percepción de subvenciones o las obligaciones tributarias.


Es imprescindible conocer en qué casos se permite o no la adquisición de intereses mayoritarios de una empresa española por parte de una extranjera, qué actividades están exentas de declaración (como es el caso de las inversiones de cartera de un país miembro de la UE), ante qué organismos realizar las solicitudes, cuáles son competentes a la hora de declarar la inversión… Y, por supuesto, las posibilidades de compra de terrenos o edificios industriales o comerciales, las formas de ayuda y los incentivos fiscales de cada comunidad autónoma.


Un buen equipo 

La inversión en España es atractiva, sí, pero los pasos para ponerla en marcha son muchos y dificultosos. Nuestra burocracia, mal que nos pese, es compleja, a veces incluso ininteligible. De ahí la importancia y necesidad de contar con un buen equipo de asesores de confianza.


Cataluña, como hemos mencionado, es una de las comunidades con mayor número de puestos de empleo derivados de la IED y más empresas extranjeras y proyectos de inversión Greenfield instalados en su territorio. Su ubicación, al noreste de la península ibérica, frente al Mediterráneo y fronteriza con Francia han hecho de ella, con Barcelona a la cabeza, un lugar estratégico desde el punto de vista comercial. Eso sí, para cualquier inversión es fundamental contar con un buen equipo de abogados internacionales en Barcelona que gestione los aspectos legales del proyecto.  

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España