jueves, 22 de octubre de 2020

Cómo crear una empresa en Suiza, el segundo país más rico del mundo

Externalizar los trámites administrativos con personal cualificado, la mejor opción

Suiza es el segundo país más rico del mundo con un Producto Interior Bruto (PIB) per cápita que asciende hasta los 83.720 dólares estadounidenses (unos 75.960 euros al cambio actual). Son datos de 2019 del Fondo Monetario Internacional (FMI). En España, se sitúa en 29.960 dólares, un 64% menos. En esta línea, no es de extrañar que Suiza cuente con cuatro grandes centros financieros en cuatro de sus ciudades (Zúrich, Basilea, Ginebra y Lugano) o que algunas de las mayores corporaciones multinacionales del mundo sean del país alpino.


Además, prestigiosas encuestas lo sitúan como el mejor país para vivir y trabajar (HSBC Expat o Country RepTrak, Reputation Institute). También es el tercero del mundo con un mayor Índice de Progreso Social, es decir, con una gran calidad de vida. España se encuentra en el puesto 17 en cuanto a este indicador. El salario medio en Suiza fue de 78.708 euros en 2018, unos 6.559 euros al mes en 12 pagas. El salario mínimo, en cambio, no está tan prefijado como en España, ya que son los diferentes cantones los que están empezando a fijarlo. Por ejemplo, en 2014, el cantón Neuchâtel lo hacía por primera vez, estableciéndolo en 3.480 francos suizos al mes (3.096 euros). En España, el salario mínimo es de 900 euros desde el pasado mes de enero.


Una nueva empresa

Todo esto hace que Suiza sea un país atractivo para el capital extranjero, que ve en él una oportunidad para hacer crecer su empresa o crear una nueva. Muchos empresarios también optan por domiciliar la sociedad, fijando la sede social en Suiza para simplemente beneficiarse de una fiscalidad más ventajosa. Pero, aunque pueda parecer algo bastante sencillo, el proceso es más complicado de lo que parece. Especialmente, porque todas las empresas que quieran establecerse en el país alpino tienen que estar representadas por una persona que resida en Suiza, de manera que es obligatorio que, al menos, un miembro del consejo de administración o un director tenga la residencia en el país. Para ello, es esencial contar con los servicios de un representante fiscal en Suiza.


Dollar


Se trata de un aspecto que suele hacer reflexionar a muchos empresarios extranjeros sobre el hecho de crear o no una empresa en el país en el que veían una gran oportunidad. Por esta razón, empresas como RISTER, que opera en Ginebra, Lucerna y Zug, trabajan con personas de confianza y con experiencia, que cumplen con las exigencias, para que puedan ocupar estos cargos en las nuevas empresas. Además, estos profesionales tienen un papel limitado al de responsable administrativo, sin participar en la actividad de la empresa en sí.


Esta persona se encarga de todo el proceso administrativo de creación de la empresa: desde cuál es la forma jurídica idónea para cada caso concreto hasta la gestión administrativa de la corporación, la negociación de las desgravaciones fiscales ante las autoridades fiscales, la representación ante bancos en el momento de la apertura de cuentas bancarias, el asesoramiento en seguros de empresa o la defensa ante las autoridades.


Externalización de servicios

Y es que no es crear una nueva empresa o trasladarla a Suiza y ya está, sino que los gerentes de esa corporación deben estar al tanto de la legislación vigente que les pueda afectar. Desde la fiscalidad hasta el asesoramiento legal, por los problemas en los que se pueda ver inmersa la empresa en relación con la ley suiza. En este sentido, RISTER ofrece los servicios de redacción de contratos, reglamentos y estatutos o la gestión de litigios. El empresario también ha de estar al tanto de la legislación respecto al derecho laboral, por ello, la fiduciaria se encarga también de todo lo relacionado con los recursos humanos: la solicitud de permisos de trabajo y residencia, la edición mensual de las nóminas, la redacción de los contratos según la legislación vigente, los seguros, los impuestos, las declaraciones a la seguridad social. Además, la empresa también se encarga de llevar la contabilidad de la nueva corporación, incluso de las auditorías.


Muchos empresarios españoles, que han decidido trasladar su sede social a Suiza o, directamente, crear una nueva sociedad, holding o fundación en el país alpino, también han optado por externalizar todos los trámites administrativos por la comodidad que ello implica y la liberación de dejarlo en manos de un profesional legal en un país en el que es nuevo para ellos. Además, en España, la mayoría de las empresas cuentan con el servicio de gestorías, consultorías o asesorías legales, por lo que es todavía más necesario en un país extranjero, en el que vamos a adentrarnos por primera vez. 


Imagen: Pixabay.




Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España