domingo, 21 de julio de 2019

Los sueldos en San Francisco: La otra cara del Orgullo, segunda parte

La ciudad destina una partida millonaria de dinero público para atajar el problema de los excrementos en las calles de las personas sin hogar

@carlestorrijos

Desde el 1 de enero de este año, el salario mínimo en todo el Estado de California ha pasado de 11 a 12 dólares la hora. El objetivo es llegar a los 15 dólares en 2022 para las empresas grandes y 2023, para las pequeñas. No obstante, algunas ciudades están pagando una cantidad por encima de lo establecido por el Estado. Así, el condado de Los Ángeles ha empezado a pagar 14,25 dólares a las compañías con menos de 25 trabajadores desde el 1 de julio y 12 dólares a las de más de 25 empleados.


Según un comunicado publicado en varios idiomas (también en español) en la página web de la Ciudad y Condado de San Francisco, “los empleados que realizan trabajos en la ciudad, incluidos los empleados a tiempo parcial y los empleados temporales, deben recibir un pago no inferior al salario mínimo de San Francisco, actualmente de 15 dólares por hora”. Pero el 1 de julio de 2019, hace tres días, el salario mínimo de la ciudad aumentó a 15,59 dólares. Al cambio actual son 13,82 euros. Es decir, si vivieras en esta ciudad y tuvieras contratada a la señora que va a limpiar a tu casa ocho horas semanales (dos días por semana, cuatro horas) tendrías que pagarle, como mínimo, por ley, casi 500 dólares al mes, más los costes de la Seguridad Social.


En España, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es de 14 pagas anuales de 900 euros netos o 12.600 euros al año. La media jornada son 450 euros mensuales. El SMI diario es de 30 euros; el SMI de empleados de hogar es de 7.04 euros por hora; y el SMI de eventuales y temporeros, de 42,62 euros diarios.


Cartel salario sf

La norma entró en vigor el 1 de julio.


Este requisito de salario mínimo de San Francisco se aplica a todos los empleados adultos y menores de edad que trabajan dos o más horas por semana. Algunos empleados de organizaciones sin ánimo de lucro que reciben subvenciones públicas, y que son menores de 18 años o mayores de 55 año, están sujetos a un salario mínimo más bajo de 13,79 dólares. Antes del 1 de julio estaba en 13,27 dólares. El texto deja bien claro que “los empleados que hacen valer sus derechos al salario mínimo de la Ciudad están protegidos contra represalias. Los empleados pueden presentar una demanda contra sus empleadores en caso de incumplimiento de la Ordenanza”.


En la primera parte de esta serie de dos artículos te explicamos que la alcaldesa de San Francisco, London Breed, tenía un sueldo asignado de casi 336.000 dólares, antes de impuestos, el año pasado. Además, detallamos que una familia de cuatro miembros con unos ingresos de 117.400 dólares anuales, al cambio unos 103.000 euros, rozaba el umbral de la pobreza en la ciudad y tenía derecho a recibir ayudas para la vivienda dado los altos precios de las casas y los alquileres.


Profesiones

En San Francisco, los médicos pueden ganar, de media, hasta 193.400 euros. Es la remuneración mejor pagada, mientras que el típico jefe ejecutivo o administrador público percibe 167.300 euros. Son datos de 2018, recogidos en un informe del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos del que se hizo eco la BBC el año pasado en un artículo y en el que citaba, también, un estudio de The Hamilton Project de la Institución Brookings. Por su parte, los desarrolladores de software pueden ganar hasta 117.100 euros.


Los que tienen los salarios más bajos en San Francisco son los del sector agrícola. Así, según el informe citado, estos ganan 18.500 dólares anuales, mientras que los que cuidan niños, 22.300 dólares, una cantidad que supera con creces el sueldo más frecuente -no el medio- en España, que ronda los 16.000 euros anuales.


En 2015 se dio a conocer el caso curioso de un empleado de Google, ingeniero de 23 años, de nombre ‘Brandon’ que se percató de la burrada de dinero que pagaba por el alquiler de un apartamento en la Bahía de San Francisco y decidió vivir en el contenedor de una camioneta de 11 metros cuadrados en el parking de la compañía, en Montain View, California. Le costó 8.000 euros y así podía ahorrar el 90% de su sueldo.


No obstante, el problema de la vivienda es el principal reto de la alcaldesa y de todo su equipo. El coste de la vida en la ciudad y el de toda el área metropolitana es un 25% más alto que la media nacional, pero como los ingresos son un 45% más altos que en el resto del país, la gente sigue adelante con sus vidas aunque tenga que vivir al otro lado de la bahía. En este sentido, los alquileres se han duplicado en la última década. ¿Si ganas, por ejemplo, 6.000 dólares al mes te compensa pagar 3.000 por un apartamento de dos habitaciones? El ingeniero de Google lo tenía claro y prefería capitalizar la nómina de su trabajo, ahorrar y pagar los préstamos que contrajo cuando estudió en la universidad.


Tram sf

El viejo tranvía es una atracción turística(Tuviajedegrupo.com).


Uno de los principales factores por los que un ciudadano de EE.UU. puede acabar en la calle es porque una repentina enfermedad le obligar a desembolsar una gran cantidad de dinero para pagar la atención médica privada -tira de ahorros, pide dinero a los bancos, familiares y amigos- y luego no puede continuar trabajando y pagar el crédito y se arruina. 


La otra es no poder hacer frente al préstamo que pidió cuando era joven universitario, tras finalizar sus estudios. La urgencia tras acabar la carrera, para una parte de la población que no tiene enchufes ni procede de una familia acomodada, es empezar a trabajar de lo que sea para pagar cada mes el préstamo que le concedió el banco. Con 23 años recién cumplidos, es posible que acabe de pagarlo con 35 o 40 años. ¿Cómo vas a pensar en comprar una casa si todavía no has pagado el crédito de los estudios? Estudiar en la Universidad de California en Berkley es más barato que hacerlo en Oxford o Stanford porque es pública. Con todo, la matrícula costaba más casi 14.200 dólares y las tarifas de la carrera, otros 43.200 dólares. Además, hay que buscar piso o residencia de estudiantes o hermandad, comida y transporte. Y ocio.  


Los millonarios y vagabundos

Dos cosas llaman la atención en las calles de San Francisco: el olor constante a marihuana, puesto que es legal su venta y consumo en todo el estado de California, y la cantidad de personas sin techo que hay desperdigadas por el distrito del Civic Center, Mission y algunas calles del Downtown, prácticamente en la misma acera donde hay turistas que pernoctan en grandes cadenas hoteleras.


Este problema contrasta con otras cifras más positivas. Por ejemplo, San Francisco es la segunda ciudad del país con mayor calidad de vida, después de Honolulú, en Hawai. Tiene un billonario (fortuna superior a los mil millones de dólares) cada 11.600 habitantes, y en el otro extremo crece la cantidad de los que viven en la calle, que ya son unos 8.000, de las cuales, un porcentaje sufre trastornos mentales visibles a plena luz del día. Hay expertos que dicen que la clase media está desapareciendo. Las temperaturas no suelen bajar de los 10 grados durante todo el año y los veranos no son calurosos como en otras urbes del país. Se puede dormir en la calle perfectamente, abrigado, sin pasar excesivo frío. Nadie muere congelado, ni tampoco sufre lipotimias ni picaduras de mosquitos durante el verano.


El Estado de California ofrece a las persona sin hogar una ayuda que ronda los 400 dólares mensuales de dinero público. Esa cantidad puede alcanzar los 800 al mes, según El País. Un camarero de un pub gana 400 dólares en una noche de fin de semana solo en propinas poniendo copas. El nuevo gobernador del Estado, Gavin Newsom, presentó a mitad de mayo de este año un plan de 1.000 millones de dólares para afrontar este asunto. La ciudad también tiene que solucionar la suciedad, incluso en el propio centro, con miles de turistas paseando. Hay manzanas enteras llenas de ‘sin techo’ en las aceras, que hacen sus necesidades ahí mismo. El olor a orina, entre excrementos, jeringuillas, condones y restos de comida con frecuencia es insoportable y eso que los veranos son frescos en la ciudad.


La propia alcaldesa Breed, de origen humilde, reconoció en una entrevista a la cadena de televisión NBC el año pasado que “hay un problema con las heces, y no estamos hablando de perros: son heces humanas”. Son personas que están tumbadas en medio de cualquier acera, no solo en una esquina o resguardadas en una fachada. La ciudad ha instalado hasta 25 'quioscos' urinarios por las calles para reducir el problema*. 


*Según un artículo de El Confidencial de agosto del año pasado, que cita a The Guardian, y este a su vez al San Francisco Chronicle, el consistorio ha destinado una partida de 72,5 millones de dólares anuales para recoger estos excrementos. El sueldo público por esta tarea será de 185.000 dólares, casi 164.000 euros anuales. Equivale a la mitad de lo que cobra la alcaldesa, pero el doble de lo que cobra el presidente del Gobierno de España. No obstante, esta dato del sueldo no hemos podido contrastarlo en el artículo original del rotativo californiano.


Los sueldos en San Francisco: La otra cara del Orgullo, primera parte

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España