lunes, 16 de diciembre de 2019

Juan Cotino o cómo cobrar nueve sueldos públicos diferentes en 23 años y acabar en los tribunales

Quien fue director general de la Policía y presidente de las Cortes Valencianas está investigado junto a sus dos sobrinos en el marco del caso Erial

@VerstrepenLoic

Concejal en el Ayuntamiento de Valencia; director general de la Policía, delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat Valenciana; diputado por Valencia en las Cortes Valencianas; vicepresidente tercero de la Generalitat Valenciana; consejero/conseller de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana; consejero de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana y presidente de la Cortes Valencianas. Y ahora, en los tribunales de justicia. Juan Cotino Ferrer fue uno de los políticos más poderosos cuando el PP estaba en el poder en la Comunitat Valenciana. Era una época en la que algunos ataban los perros con longanizas.


Cotino habría “obtenido una ventaja económica de la venta de las mercantiles beneficiarias de las adjudicaciones que se investigan”, según la Guardia Civil en su informe del sumario del caso Erial, en el que también está involucrado Eduardo Zaplana, cuyos 17 años cobrando sueldos públicos puedes consultar pinchando aquí. Cotino, por su parte, acumuló 23 años en el ámbito público. Aunque ambos iniciaron sus carreras políticas en el mismo año, 1991, Cotino dejó la política unos años más tarde.


Como revela la UCO, en julio de 2007, cuando Cotino era conseller de Agricultura en funciones de la Generalitat Valenciana, vendió a su sobrino su participación en la empresa Sedesa por unos 11,4 millones de euros, una cantidad relacionada con ingresos de la empresa vinculados a la cesión de concursos públicos.


Juan Cotino Sueldos Publicos

Cotino, en las puertas de la Ciudad de la Justicia de Valencia (El Economista).


El primer cargo electo de Cotino lo obtuvo en 1991 como concejal del Ayuntamiento de Valencia, durante los primeros mandatos de Rita Barberá en la alcaldía, quien mantuvo la posición de alcaldesa durante 24 años. Cotino, en cambio, abandonó el consistorio de la capital del Turia en 1996, cuando pasó a ejercer como director general del Cuerpo Nacional de Policía. Según una noticia del diario El País, que data de 1991, Barberá cobraba entonces unas 520.000 pesetas brutas al mes, aunque “la cantidad exacta no fue facilitada por el Ayuntamiento”. Al cambio, son unos 3.125 euros brutos mensuales, que ajustados a la inflación -según datos del Instituto Nacional de Estadística- serían equivalentes a unos 6.382 euros cada mes.


Cotino fue director de la Policía durante todo el primer Gobierno de José María Aznar y gran parte del segundo, desde 1996 hasta 2002. Los Presupuestos Generales del Estado de 2001, publicados en el Boletín Oficial del Estado, revelan para este puesto (director general) se asignó un salario base de 11.857 euros, un complemento de destino de 13.072 euros y un complemento específico de 21.498 euros. En total eran 46.427 euros anuales, distribuidos en 12 pagas. En términos reales, teniendo en cuenta la inflación, serían unos 66.112 euros al año, 5.509 euros mensuales. Sin embargo, falta sumar a esta cuantía el complemento de productividad, un opaco ‘plus’ económico que concede el ministro de cada ramo, pero cuyos criterios desconocemos. En 2017, en el mismo cargo, Germán López Iglesias percibió un complemento de productividad de unos 64.473 euros, un 54 % de su salario total de 120.210 euros anuales.


A continuación, Cotino siguió cumpliendo funciones en la Administración General del Estado, pero como delegado del Gobierno de España en la Comunidad Valenciana. Según el BOE, en el año 2003, este cargo, con rango de subsecretario de Estado era retribuido con un salario de 12.337 euros, un complemento de destino de 17.000 euros y un complemento específico de 28.015 euros. Son 57.352 euros al año, que serían 76.393 euros hoy, 12 mensualidades de 6.366 euros. Una vez más, falta el complemento de productividad. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana en 2017, Juan Carlos Moragues, cobró unos 23.623 euros entre el complemento de productividad y seis trienios, y un total de 88.609 euros anuales. Cotino cumplió estas funciones entre 2002 y 2004.


El Partido Popular perdió aquel año el control del Gobierno y Cotino volvió a su comunidad autónoma de origen, donde consiguió el cargo de consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat Valenciana. En 2007 fue nombrado vicepresidente tercero del Consell, un cargo inexistente previamente y suprimido después de su paso por él. También ese año, abandonó la Consejería de Agricultura y asumió la de Bienestar Social hasta que volvió a cambiar en 2009 para dirigir la Consejería de Medio Ambiente hasta 2011. 


Cotino no tiene estudios superiores, pero a Camps no le importaba que 'bailara' de conselleria en conselleria. Procede de una familia de empresarios agrícolas y es uno de los fundadores de la Asociación Valenciana de Agricultores. Su nombre también apareció en uno de los capítulos más siniestros de la política valenciana y española, el Caso Gürtel. Y la famosa visita del Papa de 2006, donde, como afirmó la oposición en su momento, hicieron negocio con la visita del Santo Padre. Está investigado por esta asunto.


En 2007, según los Presupuestos de la Generalitat, los consejeros del ejecutivo autonómico cobraron un total de 67.764 euros. Si los ajustamos al aumento del coste de vida, serían 78.660 euros a día de hoy. Cotino los percibió en 12 mensualidades, de unos 6.555 euros cada una, en términos reales. La retribución para el titular de la vicepresidencia era idéntica a la de los consejeros. El presidente de la Generalitat de entonces, Francisco Camps, actualmente miembro del Consell Jurídic Consultiu, recibió 77.988 euros, 92.338 euros de hoy.


Si comparamos, el actual presidente de la Generalitat, Ximo Puig, percibe unos 10.500 euros menos, un total de 81.808 euros brutos entre sueldo, complementos e indemnizaciones por residencia. Para la vicepresidenta y los consellers, son algo más de 59.700 euros para cada uno, trienios excluidos, o aproximadamente 18.960 euros menos que Cotino en los mismos cargos. Hay que tener en cuenta que en mayo de 2010 se edujeron un 15% los sueldos de los altos cargos y esas retribuciones todavía no se ha vuelto a recuperar.


En 2007, Cotino también consiguió un escaño en las Cortes Valencianas. Desde 2011, cuando abandonó el gobierno autonómico, hasta 2014, año en que dejó la política y dijo que se iba a dedicar a cultivar caquis. Durante esos años fue el presidente de las Cortes. El titular de la presidencia de les Corts actualmente es Enric Morera i Català, de Compromís, quien tiene un sueldo de 93.260 euros anuales. Otro miembro de la Mesa, Emilio Argüeso, de Ciudadanos, nos facilitó una copia de su nómina el año pasado.

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España