martes, 20 de noviembre de 2018

Rentabiliza tu afición a la NBA: pautas y consejos para guiar tus apuestas

La liga de baloncesto norteamericana es una de las más impredecibles y peligrosas a la hora de realizar pronósticos certeros

En otras ocasiones te hemos explicado los riesgos de los juegos en línea y te aconsejábamos planificar los gastos y seguir una estrategia concreta para 'estirar' tu sueldo con seguridad. En el caso de las apuestas deportivas el riesgo es mayor, puesto que entran en juego valoraciones personales y simpatías que pueden acarrear una pérdida de dinero considerable. 


Concretamente, una de las ligas deportivas más arriesgadas y, por tanto, con mayor potencial es la NBA. La liga estadounidense de baloncesto profesional es una de las más impredecibles del mundo y los jugadores que decidan apostar pueden cometer una serie de errores que podrían evitarse.


LOGO NBA


La única fórmula exacta para no perder dinero en juegos de azar, como este tipo de apuestas deportivas, es no jugar. Cada partido, cada minuto y cada canasta implican un riesgo financiero. Una vez el jugador baraja la rentabilidad de su apuesta debe tener en cuenta una serie de factores determinantes.


Pabellones calientes y fríos


La NBA es una liga en la que participan 30 franquicias con un pabellón y una afición concreta, pero hay algo que debe tenerse en cuenta a la hora de apostar: jugar en casa no es garantía de nada. El aficionado medio de la NBA suele ir a los partidos a divertirse, no a animar. Así pues, el calor del público es relativo y depende, casi exclusivamente, de las rachas del propio encuentro, lo que hace que la presión de la afición apenas afecte a los jugadores. 


Para que una hinchada influya en el juego de su equipo y del visitante debe sentirse legitimada para hacerlo, por lo que analizar las rachas de victorias o derrotas de una determinada franquicia ayudará a la hora de elegir un pronóstico. Esto se refleja en las cuotas de los partidos, ya que la victoria de uno u otro suele pagarse por encima de los dos euros y las diferencias entre ambos se reducen a escasos céntimos.


Temporada larga


La temporada regular de la NBA presenta un calendario en el que cada una de las franquicias deberá jugar un mínimo de 82 partidos y un equipo que gane el campeonato disputará, al menos, 98 encuentros. La temporada NBA es larga y cargada de partidos. Los jugadores apenas descansan y apenas entrenan, por lo que es habitual que ciertas estrellas de la liga se ausenten en determinados momentos de la temporada. 


A la hora de elegir un pronóstico es importante conocer si el equipo cuenta con todos sus efectivos sanos y si viene de una gira de encuentros larga como visitante, de un back-to-back (dos partidos seguidos) o si ha tenido tiempo para preparar debidamente el encuentro. La NBA es muy impredecible en este sentido, puesto que las ausencias para el partido suelen anunciarse minutos antes del comienzo de este.


Las apuestas deportivas cuentan con el mismo riesgo que otro tipo de juegos de azar y, además, tienen un alto componente sentimental. Este peligroso componente puede significar, muchas veces, elegir un determinado resultado a sabiendas de que es improbable, lo que resultaría ser una opción muy poco razonable. A la hora de realizar apuestas deportivas debemos desprendernos de nuestro equipo o jugador favorito. 

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España