lunes, 15 de octubre de 2018

​Para cuando el sueldo no llega. ¡Préstamos rápidos y seguros!

Internet ofrece productos financieros ágiles y transparentes para hacer frente a gastos imprevistos

¿Eres de los que, cada vez que el calendario indica que se aproxima el final de mes, se echa a temblar? ¿Tu sueldo no da más de sí y no eres capaz de hacer frente a un imprevisto o darte un capricho? Es entonces cuando empiezas a pensar que debes replantearte una nueva relación con el dinero: pedir un aumento a tu jefe, cambiar de trabajo, montar un negocio, jugar más a la lotería… Otra opción es hacer carrera en política y llegar a ser 'cienmileurista', como te contamos muchas veces en Sueldos Públicos.


Algunos de estos supuestos no te convencen y otros son, a todas luces, descabellados, y todos ellos, a medio o largo plazo. Por fortuna, ahora puedes acudir a determinados productos financieros innovadores, seguros, sencillos y cómodos a través de Internet, como son los préstamos rápidos online para hacer frente a gastos imprevistos.

Prestar dinero

Hoy en día son numerosas las plataformas digitales que ofrecen este tipo de préstamos rápidos cuyas principales características son:

  • de un bajo importe
  • devolución a corto plazo
  • y de solicitud online

De manera que puedas cubrir un gasto inesperado rápidamente y posteriormente, su devolución sea fácil y no implique tu futuro económico. Ahora bien, es necesario prestar atención a la plataforma en la que solicitas el préstamo rápido. Esta debe ser fiable, transparente y con garantías, como es el caso de ¡QuéBueno!, que promueve el consumo responsable.


Para solicitar un préstamo rápido con ellos, solo es necesario entrar en su página web, rellenar un formulario con unos pocos datos y dispondrás del dinero en cuestión de 10 minutos.


Si es la primera vez que requieres un crédito en ¡QuéBueno!, debes saber que puedes pedir hasta 300 euros, mientras que las siguientes veces, tendrás posibilidad de aumentar esta cantidad hasta un máximo de 900 euros, si previamente has liquidado los créditos anteriores dentro de la fecha de vencimiento acordada y sin incidencias.


Además, podrás utilizar ese dinero para el fin que quieras, sin tener que justificarlo. Puedes utilizar el préstamo para comprar un móvil, para organizar tu boda, para apuntarte a un curso o para solventar la factura del arreglo de tu lavadora.


Imagen: Pixabay.

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España