lunes, 24 de septiembre de 2018

Debilidades y fortalezas de la sociedad de la información en España

Nuestro país sube tres puntos en el Índice eEspaña 2013

@jsahuquillo


Información
Las regiones españolas presentan un cierto retraso en la implantación de la sociedad de la información respecto de la UE.
Que corren malos tiempos, y no solo para la lírica, no es nada nuevo en nuestro país. Estamos viviendo la crisis más larga que jamás hayamos soportado los países desarrollados, lo que no parece buena introducción de un artículo que precisamente de lo que trata es de extraer las principales conclusiones de un estudio sobre el comportamiento de una parte, cualquiera que sea, de una sociedad. Uno se acerca temeroso y con recelo a las cifras de este informe intuyendo una nueva debacle, pero he de reconocer que, en cómputo general, las cifras y los datos no son tan malos como la situación general del país.

Estamos hablando del Informe eEspaña 2013, documento anual editado por la Fundación Orange sobre la situación de la sociedad de la información en España. Los resultados de esta decimotercera edición fueron presentados este mismo lunes en Madrid.

El Índice eEspaña mide el grado de convergencia de la sociedad de la información en nuestro país con el resto de la UE y en esta edición de 2013 se han incorporado al mismo algunas variables nuevas siguiendo las prioridades establecidas en la Agenda Digital Europea y la recientemente aprobada Agenda Digital Española.

Los resultados del Índice eEspaña 2013 indican un ligero acercamiento a la convergencia entre España y la Unión Europea en términos de desarrollo de la sociedad de la información. La mayoría de los indicadores han crecido en España un poco más que en el resto de Europa y han permitido que subamos un puesto en el ranking hasta el decimosexto, superando a Portugal, que cae dos puestos.

Un aspecto destacable de la mejora está relacionado con la actividad de las empresas en Internet, ya que se han producido incrementos en el número de empresas con página web que comercializan productos a través de la red o que utilizan Internet móvil. En el caso de los ciudadanos, se debe reseñar el crecimiento del uso de la eAdministración. Con respecto al resto de la UE, España destaca en algunos elementos interesantes, por ejemplo, las tasas de utilización de la banda ancha móvil y fija en las empresas españolas. Los españoles también sobresalen sobre el resto de ciudadanos europeos en términos de creación de contenidos (incluyendo páginas web o blogs) y el nivel de intercambio de los mismos. Además, gracias a las fuertes inversiones de tiempo y fondos realizadas por las comunidades autónomas y Red.es, España puede  presumir de ser el segundo país de la UE con mayor utilización de la cita médica por Internet. En 27 de los 44 componentes del Índice eEspaña 2013, nuestro país se encuentra por encima de la media europea.

En otros aspectos, la situación española no es tan positiva. La proporción de internautas que en España acceden a diario a Internet es la tercera más baja de la UE. Asimismo, los niveles de automatización de los procesos empresariales y la utilización de la eAdministración en las empresas españolas se encuentran  entre los más bajos de la UE.

En general, España sube tres puntos en el Índice eEspaña 2013, lo que le acerca a la convergencia con la UE y reduce las distancias con los países líderes. La fuerte inversión pública realizada por el Plan Avanza permitió que España alcanzara niveles de desarrollo de la sociedad de la información similares a los de la Unión Europea en 2008. Sin embargo, a medida que los fondos del Plan Avanza empezaron a menguar, la progresión se ralentizó hasta el punto de que en los años siguientes España volvió a caer por debajo

de la media de la UE.

Por otro lado, según este informe, el año 2012 ha destacado por el fuerte crecimiento en la utilización de administración electrónica por parte de los ciudadanos. Por el contrario, las empresas se encuentran muy retrasadas con respecto al resto de Europa en este ámbito, siendo un síntoma más de la escasa interiorización del potencial de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en el tejido empresarial español. El año se ha caracterizado también por el ajuste en los presupuestos públicos en TIC de las  administraciones públicas y la reorientación de la estrategia TIC de la administración en España hacia  entornos de cloud computing encuadrados en el contexto de la Red SARA. Un aspecto positivo relacionado con la administración electrónica es el compromiso de distintas administraciones con los datos abiertos. Si este impulso inicial se gestiona correctamente podría generar importantes externalidades y oportunidades de negocio.

Si se analiza con mayor detalle la convergencia entre las distintas comunidades autónomas, las mayores diferencias entre las regiones se han observado en el porcentaje de personas que compran en Internet, con fuerte retraso de Canarias y Murcia; en la cita médica, muy marginal en Cantabria y Navarra; en el porcentaje de trabajadores con acceso a dispositivos móviles, muy bajo en Cantabria y Canarias; en la participación en licitaciones públicas electrónicas, prácticamente inexistente en Galicia y en Navarra; y en el porcentaje de empresas con páginas web que permite la compra o la reserva online, que es muy bajo en Cantabria y Murcia

Finalmente, en algunos ámbitos específicos de la sociedad de la información las regiones españolas presentan un considerable retraso con la Unión Europea. Todas están por debajo de la media de la Unión Europea en los indicadores de utilización frecuente de Internet, compra y venta online por parte  de individuos, los usos más sofisticados de eAdministración en las empresas y el intercambio electrónico de datos entre empresas. En general, son aspectos señalados en varios puntos de este informe sobre los que la Agenda Digital Española ha planteado distintas iniciativas.

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España